Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

| July 8, 2013

Ir arriba

arriba

Sin comentarios

Vino y chocolate, un maridaje exquisito para gourmets

Vino y chocolate, un maridaje exquisito para gourmets

Por mucho que pueda sorprendernos, el vino y el chocolate son excelentes compañeros para conquistar los paladares más exigentes. La clave está en saber combinar bien determinadas clases de cacao con cierta clase de caldos, de manera que la combinación sea merecedora de los gourmets más exquisitos.

El primer paso es conocer bien los atributos del chocolate que seleccionemos. Hay que anotar y definir el aroma, reconocer el chasquido al romper la tableta, comprobar el brillo y lustre del producto. A continuación, hacemos lo propio con el vino. Removemos la copa para apreciar su color y viscosidad, notas y sabores… y debemos encontrar puntos intermedios. ¡Llega lo mejor para los gourmets! Degustamos sorbos de vino, dejamos que su sabor llene la boca y notamos su complejidad. Después, un pequeño bocado al chocolate. Cuando empiece a derretirse, volvemos a tomar la copa. Es ahí donde se fusionan en un armonioso baile de sabores del que hemos de extraer lo mejor.

Los sabores van a ir liberándose paso a paso, por etapas. Primero la acidez de la fruta –las uvas en el vino y los granos de cacao en el chocolate-. Después, la etapa más dulce, taninos y notas comunes entre uno y otro, nuez moscada, picantes y madera, dejes tostados del chocolate, ¡y ya se nos está haciendo la boca agua!

Para los que ya estén pensando en experimentar, estos dos apuntes de una web muy sibarita:

-          El maridaje para chocolate con más cacao, agridulce y semidulce: Zinfandel, Syrah, Armagnac y Coñac; los maridajes con Cabernet Sauvignon o Pinot Noir, estos deben ser preferiblemente crianzas o reservas para maridarlos correctamente con chocolates negros.

-          El maridaje para chocolate con leche: Merlot, Riesling, Sauvignon Blanc y Vinos de mesa.

 

Dejar un comentario