Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

| August 13, 2016

Ir arriba

arriba

Dieta mediterránea para saborear el verano

masQgastronomia

Se acerca una de las épocas del año más sabrosas, ¡el verano! Y decimos esto porque es el momento perfecto para disfrutar de recetas de cocina basadas en la Dieta Mediterránea, con frutas, verduras, hortalizas, pescado, aceite de oliva… ¡Para chuparse los dedos!

Son muchas las ideas para disfrutar con la cocina de temporada. Además, por lo general se trata de cocina fácil y recetas muy sencillas. Por ejemplo, de primero siempre podemos poner una rica ensalada, con tomate, cebolla, lechuga, pimiento y darle un toque especial con maíz, zanahoria rallada, remolacha, atún, queso fresco especial para ensaladas y realmente cuanto se nos ocurra. Como recomendación, la cebolla en polvo. La puedes encontrar en Mercadona, de su marca Hacendado. Os aseguramos que le da un toque único, ¿eh?

También gazpacho y salmorejo. Se hacen rápidamente, muy sencillo, con ingredientes como tomate, cebolla, pimiento, pepino, pan, ajo, aceite de oliva y sal, fundamentalmente. Y otras variantes de estos platos fríos son, por ejemplo, la sopa de sandía, cuya receta de cocina os dimos semanas atrás.

recetas de cocina dieta mediterranea

Después podemos optar por pescado, salmón, atún, lenguado, merluza, calamares… Además, muchas maneras de prepararlo, a la plancha, a la brasa, encebollados, a la sal… Para acompañarlo podemos optar por una ración de menestra de verduras, puré de patatas, por ejemplo, o algún otro puré de zanahoria, calabacín o espinacas.

Y si preferimos carne, el pollo siempre es nuestra favorita, es muy ligera y nos permitirá respetar la Operación Bikini si estamos intentando perder peso. Además, hay mil formas de preparar esta ave, con recetas de pollo para todos los gustos. Una de las que hemos probado hace poco es el pollo al limón, riquísimo y muy sano y saludable, emulando al famoso plato de los restaurantes chinos.

No debemos olvidar el cuchareo, como se le llama popularmente a los platos calientes, de cuchara. Aunque sea verano, debemos tomar al menos una vez en semana ricos guisos como las lentejas, potajes, cocido. Tienen muchos nutrientes y vitaminas y además se pueden preparar con pescado y verduras, para seguir siendo fieles a la dieta mediterránea.

Y llegamos al postre, que es la parte favorita de la comida de muchas personas. Podemos disfrutar bien de un helado, que están riquísimos y pueden ser muy saludables si lo elegimos bien, o también por fruta. En verano se apetece mucho la sandía o melón fresco. Estos ayudan mucho a respetar la dieta mediterránea, facilitan la eliminación de líquidos, para los que tienen problemas de retención en verano..